Historia de Margarita Gaviño Calle

Margarita Gaviño Calle con 86 años es una de las personas con más historia en el valle, ella nos cuenta algunos hechos extraordinarios que le han sucedido…..

La historia de Don Gregorio Guaglia y Doña Luisa Maman

Don Gregorio Guaglia y Doña Luisa Mamani, es una pareja que vio el crecimiento del pueblo desde la década del 50, ellos nos hablan de momentos importantes que dieron vida al pueblo….

Historia de Lucia Manzano y Rosalía Manzano

Lucia Manzano y Rosalía Manzano, recuerdan a su padre, la importancia que tuvo para la música local, como así también para Esquiña como pueblo……

Historias del Valle de Esquiña

El Valle de Esquiña se extiende fértil y hermoso a orillas del río Camarones, rodeado de cerros, mágicas quebradas y bajo la mirada de un siempre brillante sol. Desde tiempos inmemoriales fue “Lugar de Paso” para caravanas venidas desde los sectores más remotos, fue durante la llegada de los españoles a la zona a principios del siglo XVII, que conocemos los primeros registros del pueblo de Esquiña con la fundación de su icónica iglesia, desde entonces y hasta bien entrado el siglo XX se consideró un pueblo dormitorio, ya que sus habitantes solían estar fuera de sus hogares para trabajar la tierra en sectores aledaños al río o incluso yendo a los cerros con sus animales. Tanto la agricultura con su valiosa alfalfa o su sabroso maíz, como la ganadería con el famoso cordero de Esquiña y sus cabras que tan buen queso producen, se han mantenido hasta hoy como las principales actividades productivas del valle. Actualmente los pueblos del valle están escasamente habitados, solo unas cuantas esforzadas familias dan vida al lugar, sin embargo el grato ambiente y el valor de estas personas hacen al Valle de Esquiña un gran lugar el cual visitar.

La historia de la señora

Margarita Gaviño Calle 

La señora Margarita Gaviño Calle con 86 años es una de las personas con más historia en el valle, ella nos cuenta algunos hechos extraordinarios que le han sucedido

Cuando pequeña muchas veces tenía que buscar animales en los cerros, en una ocasión una tropa de ovejas se perdió por lo que tuvo que ir más allá de lo cotidiano, la noche la encontró aun en el cerro y en su regreso se ve sorprendida por un extraño fenómeno una gran llamarada, una más amarilla y brillante de lo normal, en un lugar donde nada podía arder, con esto no solo ella comenzó a correr aterrorizada también los animales espantados escaparon en todas direcciones. A la mañana siguiente de alguna manera llegó a salvo junto a las ovejas hasta su casa, fue entonces cuando le contó a su padre lo que había presenciado, a lo que este le recriminó no haber dejado algún objeto para reconocer el lugar donde vio el fuego ya que ahí probablemente se encontraba un tesoro…

La piedra grande, la novena estación del vía crucis, un lugar lleno de misterio, donde en antaño se detenían las procesiones fúnebres que iban hacia el cementerio de Esquiña, muchos han tenido experiencias extrañas en este lugar, la señora Margarita nos relata lo que observo durante una noche de San Pedro, patrono de Esquiña. Ella junto a un par de amigas iban caminando desde Illapata para participar de la fiesta, sin embargo su trayecto se vio interrumpido justo frente a la piedra grande, donde se les apareció un ser con el aspecto de una vaca extremadamente delgada y terrorífica, obviamente todas corrieron espantadas. Otras personas dicen haber visto seres similares a caballos, siempre desnutridos y con ojos brillantes.

La historia de Don Gregorio

Guaglia y Doña Luisa Mamani

Don Gregorio Guaglia y Doña Luisa Mamani, es una pareja que vio el crecimiento del pueblo desde la década del 50, ellos nos hablan de momentos importantes que dieron vida al pueblo

Lo remoto del territorio hacía muy difícil la llegada de muchos servicios, incluso la educación estaba fuera del alcance de las personas del pueblo, por esto como comunidad y en total unidad decidieron llevar profesores con quienes abrir la primera escuela en Esquiña, en 1960 un grupo de cerca de 30 comuneros con sus propias manos, sin ninguna herramienta apropiada, prepararon adobes y cargándolos en sus espaldas comenzaron la construcción, así en tan solo un día tuvieron todo el material necesario, luego con apoyo del ministerio de educación y mediante otro gran esfuerzo de las personas del pueblo junto a sus animales (burros y mulas) transportaron los materiales desde el cruce de Chocaya hasta el pueblo.

Un hito importante fue la habilitación del camino, el cual no poseía las condiciones para que vehículos motorizados llegaran hasta el pueblo, no era más que un sendero. La agrupación para el progreso de Esquiña fue un movimiento importante para motivar al gobierno a iniciar esta difícil tarea, se asignó al cuerpo militar de trabajo como el encargado de llevar a cabo esta labor y estos junto al esfuerzo de la comunidad pudieron dar inicio a la construcción del camino, 4 días completos tardó solo las mediciones desde el cruce de Chocaya hasta el pueblo de Esquiña. Finalmente fue inaugurado el 29 de junio de 1974 casi cuatro años después de su inicio y justo para el día en que se celebra el patrono del pueblo, San Pedro.

San Pedro es el santo patrono de Esquiña, pero él no siempre estuvo en el pueblo, la historia cuenta que su anterior estancia fue en Sivitaya, lugar que abandonó luego de un evento extraordinario. Cierta tarde llego hasta Sivitaya un viajero entrado en años tan misterioso como andrajoso, él, que solo buscaba ayuda, se vio rechazado por todos los habitantes del pueblo, tan solo por su apariencia, sin embargo una señora se apiado de él y lo recibió en su casa. Fue entonces cuando este viajero le rebela que es San Pedro y que durante esa noche una gran catástrofe azotaría al poblado, ella como premio a su buena voluntad se le avisó con anticipación para que pueda salvarse, debía irse sin mirar atrás, así ella fue la única a salvo de un terrible derrumbe. San Pedro abandonó el lugar, para luego de mucho tiempo llegar a Esquiña.

La historia de doña 

Lucia Manzano y Rosalía Manzano

Lucia Manzano y Rosalía Manzano, recuerdan a su padre, la importancia que tuvo para la música local, como así también para Esquiña como pueblo.

Los músicos siempre han sido un sello característicos del pueblo de Esquiña, todos ellos son recordados por su gran talento y amor por la música. Uno especialmente destacado fue Don Nestor Manzano nacido en 1922, el séptimo de diez hermanos, desde los doce años ya se hacía notar su talento por su manejo en los platillos y poco después con instrumentos de percusión como el bombo y el tambor.  

Por esos años en el pueblo existía la llamada “Banda Vieja” en la cual participaban dos de sus hermanos, Juan Y Lucas, junto a recordados músicos como Marciano Mamani, Pedro Acevedo, Palermo Lazaro, Bernardo Viza y Eloy Manzanares,  con ellos viajo incluso al extranjero para mostrar sus dotes, durante su estadía en la banda aprendió a tocar la zampoña, la mandolina, como también la quena, el violín, se desempeñó como trompetista, sin embargo la tuba era lo que más lo apasionaba.

Gracias a un breve curso musical, dictado por un jubilado del ejército, aprendió a leer y escribir música, con lo que posteriormente pudo componer por cuenta propia, dentro de sus obras se encontraban marchas, vals, corridos, taquiraquis, guainos, cuecas, himnos etc. Toda esta creatividad la puso al servicio de su propia banda que formo durante la década del 60, la llamada “Banda Nueva” de Esquiña, en esta se formaron nuevos músicos, los discípulos de Nestor. Algunos de los cuales aún tocan en bandas.

Su experiencia y sabiduría lo motivaron a formar nuevos músicos y brindar enseñanza musical a los jóvenes. Fue así como llego hasta la localidad de Nama, invitado por don Agustín Manzanares, en donde formo la primera banda de ese pueblo, también lo hizo en el pueblo de Ticnamar, invitado por el profesor Rolando Yujra, quienes juntos dieron vida a la banda de bronce del lugar.

Al ocaso de su vida, sufrió el dolor de perder la visión, hecho que lo obligó a alejarse de su querido pueblo, terminando sus días con su familia, pero alejado de la música y su tierra. Falleció el 19 de diciembre de 2001.

Contáctenos

Contáctenos

Patrocinado por:

 

 

 contacto@valledeesquina.cl

Patrocinado por:

 contacto@valledeesquina.cl

Share This